Arte Infantil en el Holocausto

Friedl Dicker-Brandeis fue una artista que dedicó su estancia en el campo de concentración nazi de Terezín a enseñar arte y dibujo, clandestinamente, a los niños que compartían “campo de concentracion” con ella. Lo hizo con el objetivo de aliviarlos del dolor, como una terapia evasiva. Friedl pudo llevar tranquilidad a los niños en este medio ambiente infernal, ayudándoles a expresar sus temores y desafíos y a crear esperanzas.

Antes de su deportación a Auschwitz, en octubre de 1944, Friedl guardó unos 5.000 dibujos de sus estudiantes en dos maletas y los escondió. Estos permanecieron sin ser descubiertos durante los siguientes 10 años.

De los cerca de 660 autores de estos dibujos, 550 fueron asesinados.


Una de esas niñas que vivió este horror fue Helga Weissova  este  dibujo lo pintó con 13 años en el campo de concentración. titulado "Mirada de Niños"

.