El arte abstracto moderno se apoya en los dibujos infantiles

“Comparar el arte abstracto con los garabatos infantiles no ridiculiza a aquél; por el contrario, lo une orgánicamente a los comienzos de todos los símbolos visuales”  Herbert Read


La expresión “ Arte Infantil” se ha hecho habitual, aunque es un apelativo erróneo y ofensivo para muchos críticos de arte, especialmente para quienes se niegan a hacer críticas de cualquier exposición de trabajos infantiles. Tradicionalmente, los adultos ignoraban el trabajo de los niños, en la escuela, han sido condicionados a denigrar sus gustos y aptitudes tempranas y a considerar tiempo perdido el dedicado a los garabatos. Sólo en las últimas décadas ha habido quien ha tomado el trabajo de infantes seriamente como arte.

¿Cuáles son los nexos de continuidad entre los dibujos de los niños y el arte adulto?. Son varios e importantes, según se considere el arte desde la perspectiva del artista y de su talento, de quien lo observa y de su reacción, o del trabajo en sí mismo.

El niño acrecienta su control sobre los movimientos normales del brazo humano que son la fuente de los Garabatos Básicos y de todas las estructuras lineales posteriores. Al mismo tiempo ve y recuerda formas estéticas básicas que utilizan los artistas adultos. El creciente número de adultos que “empiezan” a pintar y a dibujar como pasatiempo y que demuestran aptitudes artísticas es una prueba de la continuidad de la visión estética a lo largo de los años. Análogamente, los niños a los que se consideran “creativos” o “dotados” para el arte hicieron innumerables garabatos tempranos que fueron apreciados por padres y maestros. Existen, naturalmente, ejemplos de discontinuidad. La mayoría de los niños interrumpen toda la actividad artística espontánea hacía los ocho años, y los que siguen adelante suelen estudiar y practicar intensamente con el fin de dominar las diversas técnicas plásticas. Aunque algunos adultos vuelven al ejercicio del arte por afición, son más los que no reanudan ninguna actividad artística. Sin embargo, probablemente todos los adultos tienen la aptitud para realizar estructuras abstractas y sencillas pinturas.

Un adulto, al observar el trabajo de los niños, quizá piense que carece de todo valor. Sospecho que su reacción sería distinta si la exposición del arte infantil fuera habitual.

También existen importantes nexos de continuidad si se considera el arte desde la perspectiva del trabajo mismo. Los, patrones de Disposición, las figuras implícitas, los Diagramas y los Garabatos Básicos son comunes a la obra de adultos y niños. Tales estructuras pueden observarse en el dibujo y en la pintura de todas las culturas. El arte de los adultos difiere del de los niños en los estilos y fórmulas artísticas que se enseñan a los niños mayores en todas las culturas y que contribuyen a distinguir una cultura de otra. En algunas de ellas, los estilos y fórmulas especiales requiere una técnica considerada. Sin embargo, cuando la técnica se aparta demasiado de las formas estéticas básicas, parece perder vitalidad, como sugiere claramente la historia de la pintura académica.

Deseo subrayar, con todo, que las estructuras y los motivos lineales básicos que nos atraen en el arte infantil se hallarán también en el arte de los adultos. Esto es particularmente obvio en la obra de artistas como Kandinsky, Miró y Klee. El arte abstracto moderno se apoya en los dibujos infantiles no por una regresión personal, sino porque el arte infantil contiene las formas estéticas más empleada en todo el arte, sin excluir el figurativo. Herbert Read dice: “Comparar el arte abstracto con los garabatos infantiles no ridiculiza a aquél; por el contrario, lo une orgánicamente a los comienzos de todos los símbolos visuales”.

Tal vez se deba hacer una distinción entre el arte espontáneo de todos los niños y el trabajo de los niños más mayores que incorporan fórmulas culturales en sus estructuras lineales naturales. Sin embargo, creo que ambos tipos de obras merecen considerarse arte.

Texto Rhoda Kellogg